Denuncia “Juntos haremos historia por Quintana Roo” guerra sucia contra sus candidatos

Denuncia “Juntos haremos historia por Quintana Roo” guerra sucia contra sus candidatos
Denuncia “Juntos haremos historia por Quintana Roo” guerra sucia contra sus candidatos

DIANA ALVARADO 9 MAYO 2019.- Los dirigentes de los tres partidos políticos de la coalición Juntos Haremos Historia por Quintana Roo (Morena, PT y PVE) denunciaron una destructiva “campaña sucia” en contra de sus candidatos a diputados pues pretenden inhibir el voto ciudadano en la elección del próximo 2 de junio.

En conferencia de prensa, Ricardo Velasco, dirigente estatal de Morena, José de la Peña, del Partido Verde Ecologista de México, y Hernán Villatoro del Partido del Trabajo, aseguraron que a pesar de la “guerra sucia” no bajarán la guardia sino que continuarán con más fuerza luchando por ganar la mayoría del Congreso.

“Es importante difundir esto porque estamos viendo prácticas del pasado de nuestros adversarios políticos, tenemos ataques en los distritos 2, 3 y 7 de Cancún  y 10 en Playa del Carmen, donde están destruyendo la propaganda, también exigimos a los órganos electorales que promoción más el proceso electoral”.

Por su parte, José de la Peña, del Verde Ecologista, indicó que para él es una buena señal la guerra sucia y lo motiva a seguir adelante, aunque presentarán las correspondientes denuncias.

Agregó que no van a permitir ese tipo de ataques ni difamaciones que enrarecen el proceso electoral, siendo que la alianza está participando de manera transparente bajo los principios rectores de la Cuarta Transformación, gracias a lo que esperan un resultado arrollador en las urnas.

Hernán Villatoro, del PT, dio a conocer a los electores la agenda que están impulsando, como es replicar en el estado la aprobación de la Reforma Educativa, impulsar la aprobación la Guardia Nacional, la eliminación del fuero, la revocación de mandato y la consulta popular, encaminadas a fortalecer la democracia participativa.

Asimismo, impulsar la aprobación la extinción de dominio para delitos de delincuencia organizada o enriquecimiento ilícito, la prohibición de la partida secreta y aprobar la Ley de la Austeridad Republicana, para transparentar los recursos y la rendición de cuentas.