Comparecencias e incidencia pública /

Comparecencias e incidencia pública
Comparecencias e incidencia pública

A Tiro de Piedra /

Por Julian Santiesteban /

La XVI legislatura local inicia este lunes las comparecencias de secretarios de gabinete para el análisis del tercer informe de gobierno de Carlos Joaquín González, pero por extraño que parezca, la información que los funcionarios presenten no es necesariamente lo más esperado, sino la reacción de los diputados locales que prometieron revisiones a fondo y sugerencias incluso de destituciones; esta será la prueba más evidente de su contrapeso al poder o sumisión.

Porque el ciudadano identifica avances, retrocesos o estancamientos sin el discurso de las estadísticas interpretadas a modo, véase como ejemplo el tema de la seguridad, del desarrollo económico del sur de Quintana Roo, la carencia de infraestructura turística, la cobertura en salud; en esos rubros el sentir es claro, por ello el posicionamiento de los legisladores, sus fracciones y la legislatura en general serán fundamentales para corregir lo que sea necesario y que los próximos tres años sean mejores, así, sin más calificativos.

Sin duda se están planteando estrategias novedosas para las comparecencias, pues por primera vez los ciudadanos podrán cuestionar a los secretarios de gabinete, por medio de los dispositivos tecnológicos planteados para tal efecto; los legisladores recopilarán las preguntas y las harán en la transmisión en vivo –un hecho inédito a nivel nacional- y las que queden serán entregadas al funcionario en turno para si desea responder con posterioridad. Antes, las reuniones eran a puerta cerrada, eventos con preguntas a modo, mismas que además no tenían seguimiento ni consecuencia.

Ahora, la legislatura ha planteado establecer un formato de seguimiento y pretende presentar resultados concretos de las comparecencias, incluyendo respuestas y acciones realizadas como consecuencias de las mismas, es una manera innovadora de no convertir a esos eventos en lapidaciones públicas y apapachos privados, sino en un mecanismo efectivo de cogobierno entre dos poderes del estado. Quien deba ser sancionado, que se conozca el castigo aplicado; lo mismo con las destituciones, pero sobre todo con la corrección de planes y programas para un mejor desempeño.

La idea no es mala, pero habrá que esperar a ver su ejecución, porque en las reacciones desde el Ejecutivo podrá conocerse la verdadera efectividad, la voluntad real de enmendar lo necesario para cumplir a los quintanarroenses lo prometido; porque todos prometieron mejoría a la ciudadanía, independientemente del partido que los ha llevado al poder y, como que ya es tiempo de cumplir, por lo menos parcialmente.

Ciertamente, los ciudadanos han demandado gobiernos profesionales, transparentes; administraciones eficientes y no saqueadoras; pero esas mejorías internas no necesariamente se traducen en una mejoría de servicios, en más oportunidades para todos; luego entonces, es fundamental revisar las razones por las que ello no ocurre, si en el discurso se señalan mejorías, que la acción legislativa ayude a que sean tangibles.

COMENTARIO MORBOSO

Pero que el interés –o morbo- público esté centrado en la respuesta de la Legislatura, de ninguna manera implica que no se esté pendiente del “corte de caja” que representa el análisis del tercer informe de gobierno estatal, pues es ahora cuando las correcciones son posibles y deseables; cuando las sustituciones de integrantes de gabinete y ajuste de estrategias pueden posibilitar el cambio prometido, las oportunidades ofrecidas, el desarrollo anhelado.

Ciertamente, lo tangible de las acciones de gobierno inciden en la percepción; pero también se requiere una mejoría en la comunicación de lo hecho, lograr la apropiación ciudadana de la gestión gubernamental –gobernanza pues-, construir y colocar en la agenda pública que Quintana Roo sigue siendo el motor turístico de Latinoamérica gracias a su gobierno y no a pesar del mismo; si por lo menos en esa área se realizara lo necesario, quedaría el recuerdo de que el gobierno tuvo muchas carencias, recibió una administración desastrada, pero siguió impulsando  el turismo a pesar del abandono federal, comunicarlo de manera efectiva, que se sepa pues que no se dejó caer la principal actividad económica local.

Para lograr anterior confluyen varias áreas más, desde las de construcción de infraestructura hasta las que instrumentan acciones de seguridad, comunicación, medio ambiente y desarrollo urbano; así se construye el paradigma de que la alineación de acciones tienen un propósito específico, no sólo la corrección de errores; ahí el consejo…por nada; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.