EN MOLOCH

EN MOLOCH
EN MOLOCH

Por Periodistas de Cancún  /

• RESBALÓN DE ERIKA CASTILLO
• FUNCIONARIOS SORDOS E INOPERANTES
• ¿CAOS O UNA LIBERTAD QUE AÚN NO ENTIENDEN LOS LEGISLADORES?
• PARTIDOS AL GARETE
• UNA DÉBIL LEGISLATURA CON DIPUTADOS BLANDENGUES
• AUTOEVALUACIÓN, UNA TAREA PARA LOS COLABORADORES DEL GOBERNADOR
• ¿BUENA INVERSIÓN, LOS $4.2 MILLONES DEL SQCS A CADENA?

DURANTE LA COMPARECENCIA ante la XVI Legislatura de Jorge Pérez Pérez, titular del Instituto de Movilidad, la diputada Erika Castillo planteó la posibilidad de promover acciones para cancelar concesiones de taxis a políticos y periodistas, para entregárselas a los operadores que tienen más de 25 años esperando tras un volante ser beneficiados con esos permisos.
Es muy buena la iniciativa de la diputada, presidenta de la Comisión de Movilidad del Congreso. Y como dicen que el buen juez por su casa empieza, Erika Castillo debería pedir que se transfieran a los chafiretes las concesiones de sus papás, hermanos, tíos, sobrinos, suegros, etc.
No hay que olvidar que fueron los integrantes de la clase dirigente de los taxistas, en la que se inserta la diputada, quienes inventaron, entre otras cosas, los denominados “hijos”; es decir, concesiones adicionales asociadas a una anterior para un mismo beneficiario.
Dicen por allí que poquito faltó para que sea crearan los “nietos”.
(Julio César Silva Cetina)

**********

EL LLAMADO A la unidad y el trabajo en equipo emitido por el gobernador en la lectura de su Tercer Informe, y reiterado durante la ceremonia conmemorativa por el aniversario 45 de Quintana Roo, entró y salió sin mayor efecto por los oídos de sus funcionarios, quienes pese a la claridad del mensaje parecen no entender –como dijo el mandatario– que las problemáticas de los tiempos actuales “se solucionan entre todos, en la búsqueda de consensos; si los beneficios son para todos, los perjuicios también lo sufrimos todos”.
Y es que aunque se mantiene una percepción ciudadana positiva de Carlos Joaquín como una persona de elevada calidad humana, lamentablemente la inoperancia de la mayor parte de los funcionarios estatales no abona a permitirle dejar un legado para Quintana Roo en este sexenio, con varios temas pendientes que parecen haberse salido de control. Como el de la seguridad ciudadana –su indudable talón de Aquiles–, el del arribo masivo de sargazo –por el cual tuvieron que salir al quite los presidentes municipales–, y ahora el serio, inminente problema de salud pública que está generando la plaga de mosquitos que aqueja todo el estado, manteniéndolo en los primeros lugares nacionales de incidencia de dengue, y que nuevamente ha ameritado que sean los alcaldes quienes emprendan la batalla con equipos propios y no, como debería de ser, mediante la Secretaría de Salud estatal, cuya área de vectores parece dormir en sus laureles.
Sin duda alguna Carlos Joaquín podrá tener buenas iniciativas, pero su equipo, o le miente, o definitivamente le presenta un panorama distinto al que percibe la gente, con supuestos logros y cifras que están fuera de la realidad.
(Joaquín Pacheco Cabrera)

**********

LOS NUEVOS LEGISLADORES de la ‘Nueva Primera Minoría’ no tomaron la decisión, como ocurrió a nivel nacional o incluso en otras legislaturas de otros estados, de firmar un “acuerdo legislativo” que les permita construir una mayoría permanente entre sus dos facciones, más sus aliados del Verde y del PT.
Eso significa que en cada votación tendrán que considerar la posibilidad de quedar en desventaja frente al bloque opositor, o bien, darse a la tarea de construir consensos para mantener su calidad de referente en el Congreso del estado.
En la Cámara federal, como se sabe, el Partido Verde cedió permanentemente un número de diputados a Morena para formar esa mayoría sólida con la que avasallan cada vez que se presenta la ocasión. Van con el entendido de que ni siquiera discuten lo que interpretan como línea.
En Quintana Roo no existe un paso de esa magnitud. No es que sea negativo o positivo por sí misma esa situación. Sencillamente será distinto y no debe ni puede ser sorpresa que Morena se divida y pierda la discusión y la votación en las venideras sesiones, pues de una vez debe quedar claro para todos que están divididos en dos fracciones casi irreconciliables, para quedar diluidos en dos minorías más.
Se trata de un escenario novedoso para Quintana Roo, donde adicionalmente hay un Poder Ejecutivo que no tiene un referente de línea nacional qué atender, y ahora también un Congreso que no le rinde cuentas a ninguna jefatura política.
Caos, dirían algunos, libertad como nunca dirán otros.
En todo caso, esperemos que los legisladores caigan en la cuenta de que sus decisiones no deben ser más viscerales, por joder nadie, sino para el bien de los ciudadanos a los que se deben. Y que no olviden que son la Legislatura menos votada de la historia del estado.
(Antonio Callejo)

**********

LOS PARTIDOS POLÍTICOS de Quintana Roo están al garete, es decir, sin rumbo y sin liderazgos. Este panorama es peligroso para la vida democrática porque los partidos, para bien o para mal, son las vías para llegar al poder en cualquiera de sus niveles: federal, estatal y municipal.
Los liderazgos formales e institucionales están, en los hechos, ausentes. Esta anemia política es un grave síntoma que puede dar lugar al surgimiento de impostores y liderazgos siniestros.
El PRI está en los suelos. A nivel estatal y en los municipios. El PRD prácticamente no existe.
El PAN está en manos de un grupo sin influencia social y carente de credibilidad. El Verde es el cabús de Morena. Y Morena está sumido en la miopía. La victoria desnudó la inopia moral de sus atolondrados liderazgos emergentes.
¿Dónde están los políticos? Han sido aplastados por el desgano, por la falta de convicciones y por una sociedad que hace mucho dejó de creer en ellos.
Esta ausencia de rumbo político de los partidos es un signo preocupante de Quintana Roo. Es un gran retroceso a 45 años de su creación como Estado Libre y Soberano.
(Jorge Gonzalez Durán)

**********

MAL PARADOS ANTE los ojos de los ciudadanos han quedado los diputados de la XVI Legislatura durante prácticamente todas las comparecencias de los secretarios del gobierno estatal, pues no han sabido, o no han querido, hacer cuestionamientos con conocimiento de causa ni fijar posturas firmes y bien sustentadas.
En la mayoría de las comparecencias ha destacado el ausentismo de diputados, como el caso de la diputada del Partido Verde, Tyara Schleske, que registra cinco faltas y se le descontarán de su salario, así como el nulo conocimiento de los temas a tratar también atribuible a una clara falta de interés.
Frente a los magros resultados, cifras alegres y hasta avances que corresponden a otro sector que han presentado los funcionarios de gobierno, los diputados han reaccionado con débiles llamados a ponerse a trabajar recurriendo a lugares comunes y repeticiones de las más antiguas demandas de la población.
Hasta ahora, los diputados no han asumido su papel de portavoces de la sociedad ni han tomado conciencia de la importancia de su labor. Lo que es peor, no se perciben diferencias entre la actual Legislatura y sus predecesoras, a pesar de que tiene una mayoría de Morena que prometió ir por la 4T.
(Diana Alvarado)

**********

EN EL TERCER año de gobierno, son los colaboradores de Carlos Joaquín los que deben hacer un profundo análisis de su labor en el cargo que el mandatario estatal les confió.
Y es que si algo les ha faltado es hacer política, difundir sus proyectos y todo lo que en sus respectivas áreas se ha logrado en la actual administración.
Lejos de ello, hay servidores públicos que carecen de oficio político y eso no les ayuda en la difusión de esos logros plasmados en el Tercer Informe.
Una aportación a la sociedad y al propio gobernador es que esos funcionarios sean un tanto más accesibles a los medios, pero en la agenda de muchos es casi imposible y sus jefes de prensa no les hacen un favor.
(Zuleika Cáceres)

**********

COMO SI ALGÚN problema le faltara al gobernador, detona ahora un ruidoso tema mediático: El convenio del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social (SQCS) con el hombre de los tirantes de la televisión, Oscar Cadena.
Si bien no es un tema de responsabilidad directa del mandatario, pues para estos acuerdos hay varias instancias abajo de él en la escala jerárquica que se encargan de operarlos, justificarlos y pagarlos, como suele pasar en estos casos la “bolita” se la tiraron de nuevo a él. Y hasta ahora, nadie ha dado un paso al frente para amortiguarle el golpe.
El tema va más allá del pago por los supuestos servicios que el SQCS le contrata al productor de programas televisivos, quien está en su derecho de cotizar su trabajo al precio que quiera y ya es decisión de su cliente, en este caso la institución de la radio y la televisión del Estado, si se los paga o no.
Aquí lo que es necesario observar son dos cosas: 1.- La ligereza con que la directora del SQCS, Martha Silva, soltó esta información en su comparecencia ante los diputados, sin calcular el impacto que armaría. Cierto, son contratos públicos y debe prevalecer la transparencia, pero el asunto estuvo políticamente mal manejado por la funcionaria. Dio la impresión de que a la pregunta expresa sobre el convenio suyo con Cadena, sólo quiso ponerse a salvo y sacudirse la responsabilidad. Doña Martha demostró pocas tablas e institucionalidad.
Y 2.- Saber si con esa inversión de $4.2 millones de pesos anuales por parte del SQCS a un solo proveedor de contenidos, la oferta de la barra programática del organismo oficial ha mejorado, los ‘raitings’ se han disparado y el SQCS ya ofrece de menos una mediana competencia a otras televisoras y estaciones de radio estatales.
Porque si la respuesta es “sí” a todo, es sin duda un dinero bien invertido. Pero si por el contrario no es así, ambos, Sistema y Cadena, tienen ahí un tema qué explicar.
(Jorge Castro Noriega)