EN MOLOCH

EN MOLOCH
EN MOLOCH

Por: Periodistas de Cancún
******************************

LA UNIDAD QUE NO CONOCE MORENA, FORTALECE A SUS ADVERSARIOS

En Quintana Roo, Morena no necesita de ninguna oposición. Sus principales cuadros se han jurado la guerra, en una batalla que ni siquiera ha alcanzado su punto más crítico. Apenas inicia.
Por lo pronto, perdieron el Congreso, donde ya no representan ninguna mayoría. Cuando sumaban nueve, tenían el ‘plus’ de sus cinco diputados aliados, para alcanzar una referencia e influencia numérica con la suma de 14.
Sin embargo, diluidos en dos facciones irreconciliables, obligarán a que en adelante se construya un bloque mayoritario distinto en cada discusión, en cada sesión y por cada iniciativa que logre pasar al pleno. En su defecto, a que no pase nada.
Eso por lo que toca al Legislativo, que obviamente nada les importa a esos legisladores.
El resultado hasta ahora favorece a sus opositores, que se aliaron convenientemente con Edgar Gasca, para respaldarlo en su permanencia como presidente de la Jugocopo.
Lo que realmente les importa es conseguir un lugar, lo más cerca que sea posible, en el relevo del Poder Ejecutivo. Un nuevo cargo a partir del siguiente sexenio.
La pregunta es cómo piensan trascender individualmente si no tienen un sentido de amplio de equipo.
Enfrente sus opositores están, como es natural en estos casos, deseosos de que se consolide ese fracaso, para empezar a construir una gran alianza, antes impensada, donde quepan PAN, PRI, PRD, eventualmente MC, MAS y Confianza. (@AntonioCallejo)

**********

RENOVACIÓN DE PARTIDOS

El proceso de renovación de las dirigencias estatales de los partidos políticos continúa su camino, en algunos con más contratiempos que en otros.
El primero en abrir su proceso fue el PAN, y aunque originalmente tres levantaron las manos, únicamente Eduardo Pacho Gallegos y Faustino Uicab Alcocer –ambos exdirigentes municipales, en Benito Juárez e Isla Mujeres, respectivamente– están en la contienda, luego de que la ex regidora de Othón P. Blanco, Edith Morales Rodríguez, fuera descartada por no concluir el procedimiento de inscripción en los tiempos estipulados.
El período de proselitismo rumbo a la elección interna, el 10 de noviembre, transcurre en relativa calma, pese a que Pacho Gallegos ya denunció hostigamiento e incluso intentos de compra de votos, así que en breve se definirá un nuevo rumbo para el PAN, en el que uno de los puntos por definir es si la dirigencia entrante volverá a promover las alianzas partidistas, aunque por lo menos Pacho ha manifestado su desacuerdo en el tema.
El PRI deberá iniciar pronto también la renovación de su dirigencia, luego de que el encargo de Manuel Díaz Carvajal feneció desde hace meses, con la promesa de fortalecer su estructura recuperando la cohesión de expresiones internas, inclusive aquellas que anteriormente se retiraron por desacuerdos, según palabras del delegado del CEN, Carlos Sobrino Argáez. Allí hay por lo menos tres aspirantes fuertes: Candy Ayuso, Leslie Rubio y José Luis González, todos ellos en los ánimos del dirigente nacional. Todo parece indicar que el proceso será igual que el del PAN, abierto a las bases, en donde sólo los militantes del instituto político votarán.
En cuanto a Morena, pese al músculo exhibido en las pasadas elecciones, a nivel interno parece no tener pies ni cabeza, en fiel reflejo de los fuertes conflictos que se desarrollan en la cúpula del partido, que permanece acéfalo en Quintana Roo desde 2015 y que quien fungía como delegado especial, Ricardo Velazco, renunció hace unos días para poder buscar la dirigencia de su Comité Ejecutivo Estatal.
Poco a poco se comienza a entretejer el hilado de las elecciones del 2021 y del 2022, y aún vienen por delante fuertes “agarrones” por las definiciones de candidaturas y alianzas, pues con todos los intereses que se encuentran en juego no se pronostica un sendero terso, pero ya abundaremos sobre ello… Al tiempo, tiempo. (Joaquín Pacheco Cabrera. Escríbeme a wachito1976@gmail.com)

**********

LA CULTURA NUESTRA ÚNICA TABLA DE SALVACIÓN

Es indudable que los homicidios van a la baja en Quintana Roo. Substancialmente a la baja. Pero no hay que bajar la guardia, porque la extorsión y los asaltos a domicilios, en los que no hay cifras confiables, golpean a sectores vulnerables de la sociedad: los pequeños negocios, los despachos de profesionales y a empresarios pequeños y medianos.
La Policía Estatal está haciendo su tarea. La Fiscalía también está dando resultados. Pero todavía pesan los resabios y los rezagos que se heredaron de Borge. Todavía no han podido ser echados por la borda porque están enquistados en muchos niveles de los cuerpos policiacos y ministeriales. Fueron muchos los años de complicidad con la delincuencia.
Los hechos delictivos tienen raíces en una grave descomposición social que ha delegado en una grave pérdida de valores. La familia, como uno de los valores fundamentales de la sociedad, está en crisis. Es por ello que hay que prestarle atención prioritaria a la cultura como un instrumento de prevención del delito.
La cultura es, en estos momentos, la tabla de salvación de nuestra sociedad frente a la delincuencia. No las armas. (Jorge González Durán)

**********

LOS DEL PRD, LOS ÚNICOS QUE TRABAJAN EN EL CONGRESO

Mientras los diputados de Morena siguen en plena confrontación por las coordinaciones de su bancada y de la Jugocopo, los del PRD, Iris Mora Vallejo y Pedro Pérez Díaz, se pusieron las pilas y presentaron una iniciativa para reformar la ley y dar lugar a la figura de revocación de mandato del Poder Ejecutivo estatal en Quintana Roo, semejante a la que impulsó Morena y que aprobó recientemente el Senado de la República para presidente de la República y gobernadores.
La idea de los diputados del Sol Azteca es homologar la ley estatal con la ley federal y que la revocación de mandato sea una realidad, pero aplicaría a partir del próximo gobierno estatal y luego de transcurridos sus tres primeros años de gestión; es decir, que los ciudadanos quintanarroenses podrán solicitar esta consulta democrática hasta el año 2025.
El diputado Pedro Pérez explicaba que dicha iniciativa contempla los requisitos para que la revocación de mandato pueda solicitarse y tener validez legal, al igual que lo establece la norma federal, como reunir las firmas de un mínimo del 3 por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal del INE del estado y que un 40 por ciento de éstos participen en la consulta. También habrá un plazo de tres a cuatro meses para solicitarla formalmente y de aprobarse sería organizada por el Instituto Electoral de Quintana Roo.
Todo indica que esta iniciativa para la revocación de mandato del PRD tendrá total apoyo de los diputados de Morena (pues este partido ha sido su principal promotor) así como el de otras fracciones parlamentarias; sin embargo, y dada la lejanía de su posible aplicación, podría quedarse mucho tiempo en la ‘congeladora’ legislativa, a menos que se inicie el correspondiente análisis en comisiones, se discuta a fondo y se le hagan algunas modificaciones, como adelantar los tiempos para su aplicación, por ejemplo. ¿Por qué no? Sería un interesante ejercicio social que definitivamente abonaría a la democracia de nuestro estado. (Diana Alvarado)

**********

LOS DOS CAMINOS DE MORENA

En Morena, construido por perredistas, siguen el camino que ha llevado al PRD casi a la extinción.
En el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador prevale la política tribal que caracterizó al PRD, se carece de la institucionalidad que le faltó al llamado partido del sol azteca, hay tramposos, sinvergüenzas y un sin fin de intereses que significan buenas noticias para los partidos tradicionales que fueron avasallados por la popularidad cuasi mesiánica del caudillo que salió del Edén.
Es un partido que en menos de un mes debe renovar a sus dirigentes nacionales y para ello debe elegir entre dos caminos, cada uno de los cuales con sus riesgos.
Optar por una encuesta, como lo quieren Yeidckol Polenvsky y Mario Delgado, es elegir un método no considerado por los estatutos y alguien, al final, impugnará y será un pleito sin fin.
Optar por una elección abierta con la participación de todos los militantes empadronados de Morena, como quieren otros encabezados por el jefe de los ‘súperdelegados’ del gobierno federal, Gabriel García Hernández, es arriesgarse a un auténtico cochinero.
Un cochinero épico lo vivió el PRD en 2011 y nunca pudo reponerse.
Muchos de los protagonistas de ese cochinero son los que jalan agua para su molino dentro de Morena.
Ese ese el panorama de los morenos. ¿Cómo concluirá la telenovela? (Julio César Silva Cetina)

**********

DENUNCIA A MEDIAS

Se ha vuelto costumbre entre los legisladores morenistas lanzar llamados y denuncias contra “los malos, contra los corruptos” que llegaron a Morena y hoy pretenden adueñarse del partido cuyo fundador es Andrés Manuel López Obrador.
Sin mencionar nombres, el senador José Luis Pech Várguez se pronunció porque la militancia morenista frene de una vez por todas a los ambiciosos, advenedizos y corruptos que con mañas buscan hacerse del control del organismo político en Quintana Roo.
Lo anterior, derivado de una mal lograda asamblea para la elección de delgados en el sur de estado y en la que el acarreo y la compra de votos enmarcaron dicho proceso, al más viejo estilo del PRI.
Pero el senador insiste en que los verdaderos morenos no aceptan imposiciones del dinero, ni del poder. Sería bueno que Pech Várguez siga el ejemplo de López Obrador y ponga nombre y apellido a esos advenedizos, ambiciosos y corruptos, a la mafia del poder. (Zuleika Cáceres)

**********

¿Y COMO PARA CUÁNDO RENUNCIA AMLO A MORENA?

El desaseo con el que se están manejado los procesos electorales de Morena en todo el país, las fracturas internas por la disputa de la dirigencia nacional -que se tuvo, por lo mismo, que suspender-, las sospechas de que se están utilizando recursos federales para apuntalar campañas, las constates acusaciones de corrupción contra representantes de ese partido y la falta de cohesión en mayorías legislativas como la del Congreso de Quintana Roo, que se ha desintegrado en pleitos de grupitos por el poder, terminarán por agotarle la paciencia al presidente López Obrador, creador de ese instituto político que hoy está convertido en un insaciable e imparable monstruo de mil cabezas.
El 29 de agosto pasado, AMLO sentenció que si Morena se “echaba a perder”, él renunciaría al partido y se llevaría el nombre. Pero las cosas no sólo siguieron igual, sino que empeoraron.
En Morena les ‘valió’ el llamado de su líder máximo y echando manos de recursos públicos y todas las marrullerías a su alcance, al más viejo estilo político del que tanto defenestraron, hicieron un “cochinero” de las asambleas nacionales para la elección de consejeros. Esto motivó una reunión urgente del presidente con todos sus ‘súperdelegados’ en el país el martes pasado, donde les exigió no inmiscuirse en asuntos partidistas pues Morena, advirtió, no es un “partido de Estado”. Y al que no obedezca, les espetó AMLO, se le pedirá la renuncia… y todos asintieron afirmativamente con la cabeza, serios y con el ceño fruncido, como si hubiesen entendido muy bien el mensaje.
Pero como siempre hay un pelo en la sopa -en este caso fueron diez-, al día siguiente del solemne regaño presidencial la titular de la Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, en su comparecencia ante diputados, informó que se están investigado a una decena de esos mismos ‘súperdelgados’ por utilizar recursos de los programas federales para coaccionar votos en los estados a su cargo. Estos datos, por lo que se ve, no los tenía el presidente porque, creemos, ahí mismo él los hubiese corrido.
Y como si algo le faltara al ‘monstruo’ Morena para evidenciar su intención de transformarse en todo lo que no quería AMLO, su hermano Pío López Obrador fue sorprendido encabezando una reunión con alcaldes del PRI y PRD en Chiapas, quienes renunciaron a sus partidos para sumarse a Morena, según que con la intención de combatir juntos la desigualdad social y la lucha contra la corrupción. Sin embargo, las versiones apuntan a que el nuevo Raúl Salinas de la Presidencia coaccionó esas renuncias de los ediles chiapanecos a cambio de “favores” desde el gobierno federal para sus municipios.
Si creemos la advertencia de AMLO de renunciar al partido si se “echaba a perder”, habrá que decirle que el partido ya huele a podrido y que gobernadores, legisladores, alcaldes, delegados y ahora hasta incómodos familiares, han colaborado a la causa. Así que es hora de que el creador de Morena empiece a hacer maletas y empaque las siglas, para irse a formar otro partido más honesto, transparente y decente, como tanto hubiese querido. (Jorge Castro Noriega)