Los motivos de Mara /

El costo y los datos del cuarto informe
El costo y los datos del cuarto informe

A Tiro de Piedra   /

Por Julian Santiesteban   /

Los ajustes en el gabinete del municipio turístico más importante de México tienen que ver más con el proceso electoral en puerta que con un fortalecimiento de la administración pública, lo cual demuestra –una vez más- que, en la lucha por el poder no importan los aliados y que, por muy “independientes” que se dicen los actores políticos, siempre sucumben a la tentación del acceso a las arcas públicas.

Encuestas realizadas por diferentes empresas, colocan a María Elena Hermelinda “Mara” Lezama Espinosa “Mara”, desde mayo de 2019, con una aprobación no superior al 34 por ciento, y en el “ranking” de alcaldes del país elaborado por Consulta Mitofsky, ha aparecido en por lo menos tres ocasiones en el último y penúltimo lugar, lo que demostraría lo que a ojos vista es evidente: que llegó al cargo gracias a la “ola obradorista” de 2018, que llevó también a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

Para apuntalar su administración, la alcaldesa integró a su equipo a funcionarios procedentes del Partido Verde Ecologista (PVE) y de la Revolución Democrática (PRD); una variopinta mezcla de orígenes que se fundamentó discursivamente en la idea de que eso daría gobernabilidad a su trienio; pero el motivo real es que se buscó desde el inicio darle una base social –y electoral- a la que fue una exitosa comunicadora y hasta “revelación política” de la Cuarta Transformación Republicana, pero con poca estructura propia.

Sin embargo, los “verdes” han mostrado que en el 2021 intentarán colocar a su propio candidato y el Sol Azteca es una franquicia en declive. De acuerdo a versiones confirmadas “a medias”, la próxima semana el perredista y hasta ahora secretario del ayuntamiento, Jorge “El Topo” Aguilar Osorio, será sustituido por el regidor Issac Janix Alanís, quien de manera independiente compitió por la alcaldía contra Mara y obtuvo poco más de 36 mil votos. Una interesante base electoral que sumar y, además, también en 2019 fue profusamente difundido un video donde se observa al regidor cenando con el imperturbable líder petrolero de México, Carlos Romero Deschamps, además de un oscuro personaje de nombre Jorge Luis “El Venezolano” Brizuela Guevara. De nuevo, no importa la calidad de los aliados, mientras se asegure el poder. Igual que se hiciera en 2018.

Con todo eso como contexto, se han desatado las especulaciones sobre si el repentino cambio es para apuntalar la búsqueda de la reelección o para que, a cambio de acceso a los recursos públicos, el ya poco independiente y futuro secretario apoye la posible candidatura a la diputación federal de la hasta ahora alcaldesa. En cualquiera de los casos, evidencia una debilidad estructural en lo electoral, por mucho “apapacho” recibido por parte del presidente en sus visitas al sureste mexicano, que pretenderían suplirse con alianzas como la que está a punto de concretarse.

Esa sola condición, debiera representar para los adversarios de Mara el “ahora es cuando” empujar, pues desde Reyna Durán Ovando hasta Jesús Pool Moo, de Mildred Ávila Vera a Marybel Villegas Canché y desde José de la Peña Ruiz de Chávez a Mario Machuca Sánchez, todos posibles aspirantes a la alcaldía de Benito Juárez, tienen una base social y la presidenta municipal carece de ella, acaba de confirmarlo. No es lo mismo entregar apoyos que tener estructura, ni arrasar en las urnas con el apoyo del ahora presidente que tener que contender sólo con fortaleza individual. ¡Eh ahí los motivos de Mara!

Ahora bien, que eso le vaya a ser suficiente para alcanzar sus objetivos, está por verse; pero lo que queda claro es que lo va a intentar. Esto, porque también corre el rumor de que Lezama Espinosa declinaría toda aspiración, en aras de apoyar a algún otro aspirante, tanto en el 2021 como 2022, cuando estará en juego la gubernatura, a cambio de tranquilidad y de que sus cuentas públicas se aprueben sin contratiempo; pero la alcaldesa ha desenterrado el hacha de guerra y se apresta a pelear con “sus propias canicas”, su hasta ahora incierto futuro político. El buen gobierno y la mejora administrativa pueden esperar.

Pd. Y del PRD… habría que decir que hasta el registro perderá pronto.

COMENTARIO MORBOSO

A propósito de “morenos” y Morena, en el partido del actual régimen los “encontronazos” públicos están a todo lo que dan, no sólo por la denuncia de la actual dirigencia temporal del partido, encabezada por Alfonso Ramírez Cuéllar, en contra de su secretaria general y antigua cabeza partidista, Yeidckol Polevnsky Gurwitz; por daño patrimonial que asciende a los 395 millones de pesos, al pagar obras inexistentes; sino también por las diferencias profundas que hay en el Senado de la República, en donde algunos legisladores exigen adelantar el cambio de la presidencia de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) que tiene aún Ricardo Monreal Ávila.

Los “monrealistas” provocaron la caída de Yeidckol y, se supone, buscan el control de Morena impulsando la dirigencia de Bertha Luján Uranga, presidenta del Consejo Nacional del partido y de Alejandro Rojas Díaz Durán (suplente, por cierto, de Monreal Ávila); pero con la “guerra” en el Legislativo, parece que los dos grupos pudieran terminar anulados políticamente, antes de la definición de las candidaturas del próximo año…y ahí va calladito el tercero en discordia, el grupo de Mario Delgado Carrillo, diputado federal y coordinador de los diputados federales morenistas. ¿será que a ese grupo se ha unido el aún dirigente interino y diputado con licencia, Alfonso Ramírez Cuéllar? Todo queda entre diputados pues… obtendrán las candidaturas, la dirigencia del partido y la anulación de sus adversarios… ¿pero cuál es el costo que tendrán que pagar, la desaparición del partido? Y el presidente, de lejos, parece que ya decidió su apoyo; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.